Aceite Natural Cabello & Piel

12,80 IVA inc.

🚚 Solo envío a península
(Para envíos fuera de la península contacta al +34 968 638 758)

8 aceites naturales y 3 extractos macerados mezclados de forma equilibrada para proporcionar una agradable experiencia para piel y cabello. Un producto versátil y muy completo indicado para su uso en piel y cabello para hidratar, nutrir, reparar y proteger tanto la piel del cuerpo como la fibra capilar. Este cóctel de aceites vegetales naturales contiene aceite de argán, algodón, semilla de uva, aguacate, macadamia, girasol, rosa mosqueta, frambuesa, abedul, algas marinas y amaranto.

 

 

Tamaño

Tamaño

200 ml

Modo de empleo

Modo de empleo

Como aceite corporal: vaporiza el aceite sobre la piel todavía húmeda y masajea la zona suavemente.

Como aceite capilar antes del lavado para cabellos secos y castigados: Aplicar una generosa cantidad sobre las puntas y/o las zonas más castigadas del cabello y espera unos 5 minutos antes de proceder con el lavado del cabello.

Como aceite capilar tras el lavado: Aplica una pequeña cantidad (2-3 pulsaciones) sobre las puntas del cabello húmedo o en seco.

Ingredientes

Ingredientes

Vitis Vinífera Seed Oil, Argania Spinosa Kernel Oil, Gossypium Herbaceum Seed Oil,  Helianthus Annuus Seed Oil, Decyl Oleate, Isostearyl Isostearate, Persea Gratissima Oil, Macadamia Ternifolia Seed Oil, Rosa Moschata Seed Oil, Amaranthus Caudatus Seed Extract, Betula Alba Leaf Extract, Fucus Vesiculosus Extract, Rubus Idaeus Seed Oil, Tocopheryl Acetate, Parfum, Diisostearyl Malate, Rosmarinus Officinalis Leaf Extract, Ascorbyl Palmitate, Cinnamal, Coumarin, Hexyl Cinnamal, Citronellol, Limonene, Linanool.

Envío gratis*

*Envío gratis a partir de 30€

Fabricado en España

Productos formulados y fabricados en España

Pago seguro

Paga con total tranquilidad a través de TPV

Aceite natural con múltiples propiedades beneficiosas para piel y cabello. Su base de aceite de semilla de uva posee una actividad cosmética restauradora de la función de barrera de la piel, ya que las semillas de uva son una fuente rica en ácidos grasos esenciales como el linoleico y el α-linoleico. Estos ácidos son imprescindibles para poder sintetizar los lípidos de los tejidos por lo que su aplicación tópica dota a la piel de flexibilidad y de un aspecto más joven. Aplicados en el cabello, le aportan brillo y un aspecto saludable.

El aceite de argán es otro de los aceites vegetales más reconocidos en los tratamientos capilares. Su elevado contenido en vitamina E, lo convierte en un aliado eficaz contra la oxidación y el envejecimiento prematuro del pelo. Además, el aceite de argán es extremadamente rico en ácidos grasos esenciales que ayudan a nutrir y proteger piel y cabello.

El aceite natural número 3 en esta fórmula es el aceite de semilla de algodón algodón. Con una textura más seca y fácil de absorber, el aceite de semilla de algodón posee una fracción insaponificable que se compone principalmente de fitoesteroles y tocoferoles naturales. Estos componentes hacen del aceite de semilla de algodón un ingrediente principal para reforzar la función de barrera de la piel y proporcionar actividad antioxidante protegiendo los lípidos de la piel. Por lo tanto, se ha incorporado a este producto por sus excelentes efectos acondicionadores de la piel y sus propiedades emoliente. Asimismo, el aceite vegetal de algodón juega un papel importante a la hora de mantener la integridad de la barrera cutánea, evitando la pérdida de agua y actuando como un humectante eficaz.

En este aceite capilar también hemos incorporado otro componente estrella entre los aceites vegetales – el de aguacate. El contenido en vitaminas A, E y D del aguacate, así como en aceites naturales, es un acondicionador perfecto para todo tipo de cabello. Tiene un efecto nutriente poderoso que lo vuelve especialmente idóneo para la reparación de melenas con problemas de sequedad. Existen evidencias fundadas de que la vitamina E tiene una función importante protegiendo tanto el pelo como el cuero cabelludo frente al calor y la sequedad excesivos, frente a la rotura por cepillado y frente a los tratamientos químicos.

El siguiente en este cóctel nutritivo es el aceite natural de macadamia.  El aceite que se extrae de su semilla presenta un elevado porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados (80%), y un importante contenido en ácido palmitoleico (hasta un 22%) y sus isómeros. También contiene minerales (potasio, fósforo, calcio) y vitaminas (E, B1 y B2). se trata de uno de los emolientes naturales más estables que existe. Además, la inclusión de los tocoferoles naturales aumenta la estabilidad del aceite. Su alto contenido en ácido palmitoleico le otorga una gran similitud a los principales ácidos grasos de la piel. Es muy compatible con el sebo natural de la piel y facilita su actuación en ella.

El aceite de girasol es quizás el aceite más explotado en la industria cosmética y alimentaria, junto el de aceite de oliva. Y no es para menos. El aceite de girasol ha sido objeto de múltiples estudios durante las décadas en los que ha demostrado ser eficaz a la hora de hidratar la piel, mejor su función barrera, equilibrar los niveles lipídicos, combatir el estrés oxidativo, etc., incluso ha formado parte en estudios de comedogenicidad demostrando que su aplicación tópica no provoca más comedones. Por lo tanto, no es de extrañar su empleo como aceite portador para la gran mayoría de extractos macerados en el mercado de la cosmética.

Otro aceite vegetal muy relevante  – el de rosa mosqueta, conocido por ser de gran utilidad a la hora de estimular la epitelización. El aceite de rosa mosqueta es un producto único, los beneficios que brinda a la piel son realmente asombrosos y han despertado interés en todo el mundo. El elevado contenido nutritivo del aceite de rosa mosqueta, sus naturales virtudes correctivas y de regeneración celular, lo convierten en el mejor aliado para la piel en distintos tratamientos cosmetológicos y dermatológicos.

Aceite de semilla de frambuesa – un ingrediente muy top en esta selección única de activos! Los activos cosméticos provenientes de la frambueso han sido objeto de varios estudios que han avalado su actividad fotoprotectora natural convirtiendo el activo en uno de los pocos ingredientes naturales vegetales con eficacia demostrable contra los rayos UV y el estrés oxidativo.

A la fórmula se le ha incorporado la dosis óptima de aceite de algas marinas, fuente de tocoferol, carotenoides y fosfolípidos, todos ellos con una importante actividad antioxidante que protege y nutre el cabello preservando su color. Asimismo, este aceite es una fuente rica en fosfatidilcolina muy empleada en productos corporales que combaten la acumulación de grasa localizada.

El aceite de abedul se obtiene mediante la maceración de las hojas de Betula alba L. en aceite de girasol. Hoy en día, en cuanto a sus usos tradicionales, se reconoce al abedul una intensa actividad diurética y depurativa. Además, resulta particularmente útil en tratamientos corporales ya que favorece la eliminación de toxinas. Entre sus propiedades cosméticas destacan su actividad reafirmante, antiseborreica y calmante.

El aceite de amaranto es el último pero no menos importante de esta lista de aceites vegetales con múltiples propiedades. Es unos de los activos que empleamos en la línea de productos antiencrespamiento Qusaine, dada su alta eficacia para controlar el frizz.

 

 

 

 

 

 

 

FAQ's

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.
Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.
Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.
Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.
0
    Carrito
      Calculate Shipping